Gabriel García Márquez a 94 años de su nacimiento - | VIRTUAL Noticias | México 2021
Lo mas relevante
En: Efemerides  //

Gabriel García Márquez a 94 años de su nacimiento

#UnDíaComoHoy 6 de marzo de 1927 nacía en Aracataca, Colombia García Márquez
¡Síguenos!
Visitas: 673
Dedicatorias en libros de Gabriel García Márquez: historias de amores y amistades

Entre las historias que existen en los libros de Gabriel García Márquez, ninguna habla tanto de sus relaciones afectivas como las que se esconden en sus dedicatorias. Breves y sutiles, casi siempre anteriores a los profundos epígrafes, estas dedicatorias enseñan un mundo oculto de amores y amistades que influyeron en la construcción de los cuentos y novelas del escritor colombiano.

“Nunca pienso que vaya a dedicar un libro” confesó Gabo en una entrevista de Caracol Radio en mayo de 1991. Sin embargo, también agregó que poco después de terminar sus historias acababa añadiendo los nombres de sus seres queridos. “A última hora, por alguna razón y por algún motivo de gratitud o alguna relación entre ese libro y ciertas personas”.

En el Centro Gabo hemos investigado los relatos que hubo tras cada una de las dedicatorias que hizo García Márquez en sus libros. Los compartimos contigo:

“Al cocodrilo sagrado” (Los funerales de la Mamá Grande)
“Cocodrilo sagrado” era el apodo con que Gabriel García Márquez llamaba a Mercedes Barcha. Se presume que aquel sobrenombre tuvo su origen en la filiación de la familia paterna de Mercedes con el Oriente Medio. No fue, desde luego, el único apodo de este estilo. En Cien años de soledad, el personaje inspirado en la esposa de Gabo –también llamado Mercedes– es descrito como “una muchacha con la sigilosa belleza de una serpiente del Nilo”.

Cuando la Universidad Veracruzana publicó la primera edición de Los funerales de la Mamá Grande en abril de 1962, García Márquez vivía en México con Mercedes y tenían dos hijos: Rodrigo y Gonzalo, que acababa de nacer. Habían pasado por una situación económica estrecha poblada de incertidumbre y parecía que estaban adquiriendo una mejor estabilidad financiera gracias al nuevo empleo de Gabo como redactor de las revistas La Familia (para público femenino) y Sucesos para todos (un tabloide sensacionalista).

La dedicatoria del libro quizás fue un reconocimiento a la fidelidad del “cocodrilo sagrado” que permaneció junto al escritor a pesar de las adversidades. Fue este “cocodrilo” quien sacó de un apuro a García Márquez en uno de los cuentos incluidos en el libro, “En este pueblo no hay ladrones”. Así lo recuerda Gabo en una entrevista concedida a la revista mexicana Nexos en diciembre de 1993: “Estaba escribiendo el episodio de una mujer que despertaba de pronto y, todavía en las nebulosas del sueño, decía una frase que no tenía nada que ver con la situación. No la encontraba y de pronto vi que Mercedes estaba durmiendo ahí y me fui junto a ella. Ella se espantó: «¡Ay!, soñé que Nora estaba haciendo muñecos de mantequilla». La copié perfecto, la dejé exacta; esa era exactamente la frase que necesitaba”.

“Para jomí garcía ascot y maría luisa elío” (Cien años de soledad)
Jomí García Ascot y María Luisa Elío eran una pareja de esposos catalanes que solía visitar la casa de García Márquez durante la escritura de Cien años de soledad. En ese entonces Gabo y su familia vivían en Ciudad de México, en el barrio de San Ángel Inn. Pasaban por un momento difícil donde proliferaban las deudas y la escasez, de modo que varios de los amigos que entraban a aquella casa lo hacían con una canasta de comida en las manos. Cuando Jomí García Ascot y María Luisa Elío llegaban al escritorio de Gabo oían atentamente los adelantos que el novelista les iba a dando del libro en proceso. A veces hacían aportes parasicológicos y esotéricos a la trama.

“María Luisa Elío, con sus vértigos clarividentes, y Jomi García Ascot, su esposo, paralizado por su estupor poético, escuchaban mis relatos improvisados como señales cifradas de la Divina Providencia. Así que nunca tuve dudas, desde sus primeras visitas, para dedicarles el libro”, escribe García Márquez en un artículo publicado en El País el 15 de julio del 2001 (“La odisea literaria de un manuscrito”).

Gabo trató con el mismo agradecimiento a Álvaro Mutis y a su esposa Carmen. De ahí que la traducción al francés de Cien años de soledad esté dedicada a ellos (“Pour Carmen et Álvaro Mutis”).

“Para Mercedes, por supuesto” (El amor en los tiempos del cólera)
El amor en los tiempos del cólera, la novela donde triunfa el eros sobre la muerte según el prestigioso crítico literario Harold Bloom, cuenta desde la literatura la historia de los amores contrariados de los padres de García Márquez: Gabriel Eligio García Martínez y Luisa Santiaga Márquez Iguarán. Ellos son la inspiración para Florentino Ariza y Fermina Daza. No obstante, a medida que Fermina Daza va madurando como mujer, el carácter del personaje, sus complejidades domésticas y sus formas de amar van adquiriendo el perfil de Mercedes Barcha, la esposa del Nobel.

Gabo consideró que Mercedes era la destinataria inevitable de una novela sobre la persistencia del amor y la aventura de vivirlo hasta la vejez.
Licencia Creative Commons virtualpuebla.com
© | VIRTUAL Noticias | México 2021
virtualpuebla.com Facebook Youtube Twitter